¿Y AHORA QUÉ? (por Mar Verdejo Coto)

Mar Verdejo Coto

Mar Verdejo Coto

Ante las próximas elecciones generales, la ciudadanía tiene otra oportunidad para transformar. Las elecciones municipales han puesto de relieve experiencias tales como: “Ahora Madrid”, “Barcelona en Comú” además del resto de mareas ciudadanas y candidaturas de confluencia que nos han mostrado el camino para dibujar un horizonte colectivo.

Tenemos una nueva oportunidad para recuperar la política. Las candidaturas de confluencia han demostrado en las últimas elecciones que “uno más uno es mucho más que dos”, dice Juan López de Uralde coportavoz federal de EQUO. La unión de la diversidad es necesaria para encontrar respuestas a los desafíos. La política formal y los partidos tradicionales no tienen las claves para tomar el nuevo el rumbo. La inteligencia colectiva, la unión de fuerzas, la cooperación política son las claves para que vuelva a latir el corazón de la ciudadanía, que sueña con un cambio ante la crisis social, económica y medioambiental ante la que nos encontramos. “No estamos condenados –aislados y solitarios- a buscar nuestras propias soluciones y salidas ante la falta de perspectiva compartida y una esperanza en común”, dice Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación. Inés Sabanés, concejala del Ayuntamiento de Madrid, insiste en que el éxito para confluir es reconocer el espacio político de cada uno, más allá de las siglas y de los egos. Nos estamos jugando el futuro de las generaciones venideras. Muchas son las voces que se están aglutinado bajo la invitación a la confluencia, para Ahora en Común: “Es necesario recuperar la soberanía, regenerar y profundizar la democracia, restituir la decencia y la transparencia en el ejercicio de la función pública, defender la universalidad de los derechos humanos (educación, sanidad, alimentación vivienda y trabajo) y establecer la dignidad, la igualdad, la sostenibilidad, la participación y la justicia como principios rectores de la nueva política que exigen los retos y oportunidades del siglo XXI.”

¿Nos dará tiempo a convenir unos acuerdos de mínimos para confluir en las elecciones generales? Ante esta nueva oportunidad es necesaria, más que nunca, la generosidad e inteligencia política para encontrar un marco para recuperar la política. La ciudadanía tiene que recuperar la ilusión e ir borrando la abstención, que es lo que sigue manteniendo el bipartidismo en el País. Las elecciones municipales abrieron una brecha con las confluencias y han dado un soplo de aire fresco, pero el tiempo pasa rápidamente, el verano nos dispersa y como dice el periodista Javier Gallego “o confluencia o muerte”: tenemos una nueva oportunidad para crear espacios amplios, inclusivos y democráticos que garanticen la pluralidad y la equidad en la elección de los candidatos y candidatas.

La ciudadanía crítica tiene una responsabilidad: no promover ni fomentar políticas formales y tradicionales como única vía. No podemos quedarnos ciegos, mudos y sordos ante la política formal y los métodos tradicionales usados. Dice Hanna Arendt: “Nadie puede ser feliz sin participar de la felicidad pública, nadie puede ser libre sin la libertad pública, nadie puede ser libre sin la experiencia de la libertad pública y nadie, finalmente, puede ser feliz sin implicarse y formar parte del poder político.”

Comentarios cerrados.