Un mundo sin envases (por Antonio J. Ibáñez)

Antonio Ibáñez, Equo AlmeríaDesde el Gobierno y desde diversas campañas de televisión, se nos anima a reciclar a través de Ecoembes, una empresa promovida por el gobierno, como si fuera algo fácil.

A mi parecer, reciclar en este país conlleva un trabajo extra y por ello hay que planificarlo bien una vez que se decide hacerlo. En mi barrio de Almería los contenedores de papel, envases y vidrio están en sitios diferentes, así que cada vez que quiero reciclar tengo que realizar un minitour por el barrio.

¿Qué otras opciones tenemos?

La mayoría de gente, al saber que estudié Ciencias Ambientales, siempre me pregunta si es verdad que todo lo que se recicla en contenedores separados va al mismo camión de la basura o si luego todo lo recogido va al vertedero. El problema es que hay mucho desconocimiento y reciclar es en ocasiones muy difícil. Por muchos anuncios que se hagan y mucha información que se dé. El modelo actual parece complicado en algunos casos.

Existen modelos para reforzar el sistema actual de reciclaje haciéndolo más efectivo. Retorna ha realizado varios estudios y las conclusiones parecen demostrarlo. Durante el gobierno de Aznar se creó la actual ley de residuos que utilizamos en nuestros días, un modelo que en algunos casos beneficia a las empresas, porque cuando un envase o un trozo de cartón no llega a reciclarse, perdemos nosotros, los ciudadanos. Los de siempre.

En los periódicos se pueden encontrar noticias en las que se comprueba que dándole un valor monetario a los envases, se recicla más.

Los estudios sobre reciclaje señalan que aumentar la facilidad para reciclar o penalizar cuando no se recicla hace que aumente la tasa de reciclado. Lógico, ¿no? Si se dificulta la capacidad para el reciclaje, lo pagamos todos. Tanto la sociedad como el medioambiente.

Los datos europeos nos dejan mal parados en algunos temas como la recuperación de envases. La media europea de recuperación de envases es un 78% (un porcentaje insuficiente), mientras que según los datos de 2012 España se sitúa en un 73%, aunque en los spots publicitarios se afirma que hemos llegado a un 80% durante estos últimos años. Seguimos estando muy lejos de países como Alemania, Bélgica u Holanda que tienen más de un 90% en recuperación de envases. Es curioso que estos países con unos números inmejorables tengan el sistema de retorno de envases (el famoso SDDR). Este sistema es complementario a los SIG actuales y va destinado a los envases tanto de plástico, como papel y cartón. Es más barato y además permitiría la creación de más puestos de trabajo.

En cuanto a los porcentajes de reciclado de envases tampoco son mejores, los datos disponibles de 2012, un poco antiguos, responden a un 66%. Según resultados arrojados por Ecoembes, en 2014 se ha llegado a un 73,7%, pero estos resultados corresponden solo a los envases gestionados por Ecoembes. ¿Eso quiere decir que hay envases que no son gestionados por ellos?

El Supermercado sin Envases

Original Unverpackt es el nombre el primer supermercado sin envases abierto en Berlín (Alemania), creado por dos amigas frustradas por el exceso de embalaje y el desperdicio de materiales en muchos casos innecesarios. Los envases y embalajes forman parte de nuestra cultura actual. Sin embargo, no pensamos en el impacto ambiental que tienen en nuestro planeta. En Europa el consumo medio es de 120 kg/año y habitante. Iniciativas como este supermercado son encomiables debido a que no solo se debe buscar reciclar y reutilizar, sino que lo más importante es reducir buscando el residuo cero.

Comentarios cerrados.