REPÚBLICA: MIRANDO AL FUTURO (por Mar Verdejo Coto)

Se nos hace urgente animarnos a mirar el futuro. Tenemos que tomar nuestras propias decisiones, y la ciudadanía tiene voluntad para hacerlo: los ciudadanos y ciudadanas tienen que ser la base, el camino y el objetivo de nuestro gobierno, por lo que, como dice mi amigo Tomás Viada: “soy ciudadano, no súbdito”.
La República ya no es sólo cuestión histórica o de nostalgia, es una cuestión de futuro, y por tanto de coherencia. Tenemos que defender un sistema de democracia participativa radical, por lo que el jefe de Estado también debe ser elegido por los ciudadanos: la monarquía española no fue elegida sino impuesta. Es necesario un proceso constituyente que lleve implícito, entre otros, la reforma profunda de la Constitución Española; urge para optimizar recursos, ser equitativos e igualitarios socialmente y judicialmente. Se hace necesario un cambio en el modelo de organización territorial, en el Senado, en la Ley Electoral, en los partidos políticos e incluso en la Justicia, y por su puesto también en la Jefatura de Estado que depende de factores hereditarios y no de la voluntad ciudadana. Los casos de escándalos que vienen rodeando a la Monarquía: el caso Urdangarín, la imputación de la infanta Cristina, los millones del monarca en Suiza o el papel desempeñado por Corinna debe ser coyuntural. Cabe recordar que España no ha sido monárquica, ha sido “Juancarlista”, y en tan solo cuatro meses, el Jefe del Estado ha perdido 32 puntos de valoración; ha pasado de ser en los años ochenta el salvador del país, a ser el peor visto de todas las Monarquías Europeas; no es que sea necesaria una monarquía para ser europeo: Francia y Alemania son republicanas. En España, no hemos tenido la opción de elegir si Monarquía o República, una cosa u otra, por lo se hace necesario un debate y un referéndum sobre el modelo de Estado, donde la ciudanía pueda elegir, y que sea vinculante, sentándose las bases para una República Ciudadana, Sostenible, Social, Laica y Federal, como propone EQUO, en su proceso constituyente. La periodista nacida en Rodalquilar en 1867, Carmen de Burgos, dijo: “Y yo que creí buena a la humanidad toda, vi sus pequeñeces, sus miserias (…) Y sentí el dolor de los pesares ajeno, y lloré con los oprimidos, y envidié los mundos donde habitan los hombres…” En pleno siglo XXI, sus palabras y reflexiones se pueden aplicar en nuestra mal llamada crisis, que no es solo económica, es social, y también política.
Nicolás Salmerón, presidente de la República en 1873, habla “del derecho de todo hombre a la vida, a la libertad y a la dignidad, a ser protegido por el Estado, a no ser detenido arbitrariamente…” Nicolás, ahora siempre está presente en el epicentro socio-político de Almería, caminando junto a nosotros pidiendo una sociedad más justa y equitativa. Su recuerdo es la sombra de la República que un día habrá de llegar. Hay Alternativas: ¿Reiniciamos la Democracia?

Comentarios cerrados.