RADICALIDAD DEMOCRÁTICA (por Mar Verdejo Coto)

Foto Mar VerdejoEn EQUO usamos una frase que dice: “vamos despacio porque vamos lejos” y la sensación desde dentro puede ser cualquiera menos, os aseguro, que la de que vamos despacio. Intentamos aplicar ideas políticas del s. XXI de manera valiente, consecuente y debatida; y con todo ello no se puede decir que la democracia directa sea fácil ni rápida, pero como dice Inés Sabanés, coportavoz de EQUO Madrid: “es motivante”.
En nuestra organización política estamos en pleno proceso de primarias: en la primera vuelta hemos elegido a dos mujeres y a dos hombres; en listas separadas por el tema de paridad, y en la segunda ronda saldrá elegida la persona que encabezará la lista de EQUO en las elecciones europeas. Sus nombres son: Reyes Montiel, Inés López-Doriga, Florent Marcellesi y Guillermo Rodríguez; han sido elegidos entre más de setenta candidatos. Reyes y Florent con una gran trayectoria política, e Inés y Guillermo, jóvenes comprometidos en la época en la que les ha tocado vivir. Los cuatro candidatos tienen un gran calado político y lo vienen demostrando con ideas y propuestas. Les aconsejo seguirlos en las redes sociales y en sus blogs, que son los medios en los que transmiten la mayoría de sus aportaciones y reflexiones sobre el cambio que necesita Europa, y verán otra manera de pensar la política, algo que tanto necesitamos. Los medios de comunicación tradicionales han empezado a visualizarlos porque forman parte de eso que llaman “laboratorio político”. Espero que haya más iniciativas, en el futuro, en el resto de partidos como las de EQUO, pero ellos formarán ya parte de la historia porque han sido los primeros en ser elegidos por el sistema de primarias abiertas entre simpatizantes y afiliados; y no por dedazo impuesto por los iluminados. ¿Cómo podemos pensar que estamos en Democracia si en los partidos que están representados en el Parlamento sus representantes no están elegidos mediante Democracia?
Y mientras escribo estas líneas tenemos otro proceso de votación abierto, esta vez para decidir el acuerdo de coalición con Compromís para las elecciones europeas. No sé cuál será el resultado de esta votación, que acabo de realizar como miembro de EQUO, pero le pese a quién le pese, lo estamos decidiendo en las bases: una persona un voto. Hay intensos debates: en la EQUOMUNIDAD (espacio virtual en el que hacemos propuestas y debatimos), en las redes sociales y en las Asambleas. Se decide por democracia directa las alianzas políticas de cara a las europeas. Esta vez, siguiendo nuestros estatutos, no han podido votar los simpatizantes. Una vez que pase todo el revuelo, y reposemos la decisión que hayan tomado las bases, tendremos que hacer valoraciones y volver a pensar si los estatutos se ajustan al pensar de las mismas. Nadie dijo que ir abriendo camino en política fuera fácil. Podremos no acertar en las decisiones o no tener perfilado el método para tomarlas, pero con el ensayo error vamos construyendo un espacio sólido donde participar y debatir. Nadie dijo que ser pioneros y hacer historia fuera fácil, pero hemos encontrado uno de los caminos para una radicalización democrática de una política del s. XXI.

Comentarios cerrados.