PLEBISCITO CIUDADANO (por Mar Verdejo Coto)

La ciudadanía se está moviendo, y esta vez será de manera muy original: saldrá a la calle con urna en mano durante los días 23 al 30 de junio aplicando los artículos 1 de la Constitución “la soberanía reside en el pueblo”, y el 23 “los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos directamente”, y es hora de ponerlos en práctica.
Plebiscito viene del latín. Plebiscitum: plebi (plebe, pueblo) y scito (tener en cuenta). Es una herramienta a través de la cual la población canaliza la toma de decisiones frente a actuaciones que repercuten en el interés general de la sociedad. El Plebiscito se convierte en una herramienta de democracia participativa, y puede ser convocado, organizado y llevado a cabo desde la ciudadanía. Se diferencia del referéndum en que el plebiscito es un pronunciamiento previo de la ciudadanía a la hora de impulsar cambios legislativos que finalmente serán aprobados o no en un referéndum. Si la participación es significativa y el gobierno desatiende habrá que ver si atenta contra los principios de representatividad y contra nuestra carta Magna. La ciudadanía se ha puesto manos a la obra ante el hartazgo por la falta de democracia y transparencia, de la continua vulneración de nuestros derechos sociales y ambientales, de la pérdida de los servicio públicos (Educación, Sanidad, Vivienda, Empleo, Dependencia, Servicios sociales,…), de la corrupción, de la ilegítima y odiosa deuda, de los recortes, de las privatizaciones, etc. Como de unas elecciones políticas al uso, se harán cuatro preguntas muy claras y entendibles que anteriormente se han consensuado en las diferentes asambleas ciudadanas de todo el territorio español. El desarrollo se realizará siguiendo de forma absoluta la legalidad de forma similar a las de las elecciones políticas, tanto en el establecimiento de las urnas, actas, exigencias de identidad de quien vote, recuento de voto, etc.
Las preguntas irán orientadas a si se quiere o no: una democracia participativa, pagar la deuda contraída por el Gobierno, evitar la corrupción con mayor transparencia, y garantizar la gestión pública por ley. Es importante que la población conozca estas herramientas y empoderarla vinculando de manera oficial el plebiscito como vía de participación. Participemos activamente votando o siendo voluntariado en cualquiera de las urnas que está organizando Marea Ciudadana: ¡Otro mundo es posible y está en nuestras manos!

Comentarios cerrados.