Nos vemos en la Oficina

Mar Verdejo Coto

Mar Verdejo Coto

En 1996, en la visita a Eslovenia que hice con el CJE (Consejo de la Juventud de España), además de las reuniones políticas pertinentes, fuimos conociendo por todo el territorio, diferentes centros culturales, educativos, etc.… enfocados a los y las jóvenes del país, que por aquel entonces aspiraba a ser miembro de la Comunidad Europea. La falta de recursos económicos les hacía tratar esos espacios desde la autogestión: Eslovenia, por aquella época, tenía una gran oferta cultural y diversa pero sin apoyo de la administración. 20 años después la Junta de Andalucía da charlas para concienciar a que los diferentes colectivos tejan redes y gestionen los espacios culturales construidos en el boom urbanístico ya que, la mayoría, han quedado faraónicamente inertes, sin vida cultural ante la implacable crisis y la falta de imaginación en el escaparate. Lo cultural y lo social tienen que ir de la mano.

La solución de los ayuntamientos a los espacios públicos o es el abandono o es la privatización, en la que se saca lucro a costa de lo común. Así que el talento y las inquietudes tienen que abrirse otros caminos. Son un referente cultural del país lugares como el Patio Maravillas de Madrid o la Casa Invisible en Málaga, que son un referente de gestión ciudadana y cultura experimental. En Almería late un grupo nutrido de personas que están haciendo, con mucho esfuerzo e ilusión, una cultura alternativa digna de las grandes ciudades. Cada vez que viene alguien desde esas ciudades y les ofrecemos nuestro repertorio cultural para elegir quedan abrumados por la cantidad, diversidad y calidad.

Entre todos estos lugares que resisten a pulso de cultura, a salvo de las reglas del sistema y en el que la cultura oficial no tiene acceso, destaca el Centro Cultural La Oficina, ubicado en la populosa calle de las Tiendas; y propone una abrumadora programación cultural gestionada por sus socios y socias con propuestas tan diversas como: Seminarios formativos culturales, sociales, ecologistas, políticos y feministas. Muestras de teatro, talleres variados para todas las edades, exposiciones, proyecciones, laboratorios de ideas, poesía, literatura, cine, fotografía, rastrillo, biblioteca, lugar de ensayo, de reuniones, etc. Una antigua nave de costura que se ha convertido en un lugar vitalista, colorido, lúdico, variopinto, creativo, para intercambiar y compartir. La cultura invisible se hace visible, libre y abiertamente desde lo individual a lo colectivo, sin formatos encorsetados e impuestos. Espacio diáfano y libre que pasa desapercibido pero en el que se siente, se vive y se convive. Un refugio crítico y constructivo en el que la libertad se pasea entre el silencio de un café,  el pensamiento crítico, la solidaridad de la comunidad y la poesía de guardia. Los socios y las socias somos los y las protagonistas de este lugar, para resistir entre mentes inquietas, emocionadas y desilusionadas que generosamente tejen redes solidarias y democráticas, reaccionando así, contra la mediocridad de la cultura impuesta, porque la cultura nos hará avanzar hacia una sociedad más justa y solidara: ¿Nos vemos en La Oficina?

Comentarios cerrados.