GÉNERO, DEMOCRACIA Y CIUDADANÍA (por Mar Verdejo Coto)

Mar Verdejo, coportavoz de Equo Almería

Mar Verdejo, coportavoz de Equo Almería

Este fin de semana, en Almería, acogemos un encuentro con más de 1.750 mujeres al que han denominado “Quedada Turística de Cabo de Gata”. No entraré en detalle sobre las actividades diseñadas para conseguir objetivos de cómo visibilizar a la mujer andaluza, porque la prensa se inundará de fotos de este evento. Se han diseñado cinco talleres y en ellos las actividades del fin de semana, siendo: “Mujer y Deporte”: zumba, body-balance, salsa y yoga. “Mujeres y Tendencias”: pasarela de moda, showrooms, y venta directa de comercios. “Mujer Creativa”: donde harán galletas y bisutería. “Mujer y Ocio” con juegos de mesa y actuaciones musicales y, finalmente, “Mujer y Turismo” con visita turística al Parque Natural Cabo de Gata-Níjar y a La Alcazaba de Almería. Están enmarcadas dentro de las actividades del Milenio de Almería y, además, una hora y media se dedicará a la jornada técnica titulada: “Mujer y Turismo hacia el empoderamiento y la igualdad de oportunidades”: ¡Esto es un insulto a la inteligencia de la ciudanía! ¿Esta es la problemática de la mujer en la sociedad contemporánea?

En el Estado español hay leyes de paridad (junto con Suecia y Noruega), en las que se supone que en las listas electorales debe de haber un número de hombres y mujeres que no exceda nunca la relación 40-60 a favor de ninguno; pero sólo se cumple en el ámbito público y político. Señala Amelia Varcárcel que la situación es la siguiente: en el sector económico empresarial, en sus cúpulas empresariales su presencia no llega ni al 2%; en el staff de los medios de comunicación no llega ni al 4%; en las Universidades, tan solo el 12% son catedráticas; y en cuanto a la creatividad, Amelia pregunta: ¿cuántas mujeres ven colgadas en los grandes museos? ¿Y en la Iglesia? ¿A cuántas mujeres vemos en su cúpula? Las mujeres no exigimos nada que no nos merezcamos: antes nos hemos sobre-formado; e incluso nuestra presencia en la universidad es mayor que la de los varones, y esta varía según las carreras pero, por lo general, superamos el 55%. No queremos ser solo visibles en marzo: queremos ser ponentes, concejalas, políticas, catedráticas, creativas, compositoras, pintoras, directoras de los medios de comunicación, etc. Los Planes de Igualdad de los Ayuntamientos, como concluye Sonia Ortiga de la Red de Mujeres de EQUO, deben tener como objetivo el empoderamiento de las mujeres, la corresponsabilidad social, la transversabilidad y la educación no sexista. Los encuentros entre las mujeres tienen que potenciar este empoderamiento y la participación activa en los espacios públicos. Priorizando desde la perspectiva de género; el empleo, la juventud y la educación, lucha contra la violencia de género así como el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres. La ONU en su declaración de principios dice: “La participación equitativa de las mujeres en la toma de decisiones es una cuestión de justicia y democracia”.

Efectivamente nuestros municipios, diputaciones, etc. cumplen la ley de paridad, pero ¿se han parado a pensar qué presupuestos manejan las concejalías que están gestionadas por mujeres? Y ¿qué estereotipo de mujer están promocionando con estas actividades desde Políticas de Igualdad?

Comentarios cerrados.