ES EL MOMENTO (por Mar Verdejo Coto)

Así comienza el manifiesto elaborado por EQUO hace ya dos años. ¡Cómo pasa el tiempo! La primera vez que oí hablar de este proyecto fue de la mano de Juan Sebastián Fernández Prados, en la puerta de la Facultad de Humanidades, como no podía ser de otra manera, con el Humanismo se “cuecen” las cosas importantes. Me contó entusiasmado a qué se debía este nombre tan sonoro de un partido que no tiene siglas, y que ha sido el paraguas de más de treinta asociaciones políticas ecologistas de todo el país. EQUO es una palabra que regaló el poeta y nombrador Fernando Beltrán, dónde Ecología, Economía y Equidad social, además de ser las palabras que sirvieron para dar nombre a EQUO, son los ejes dónde se desarrollan una serie de propuestas como alternativas a la crisis. “No cabe otra que ponerse en acción, haciendo propuestas y cambios”, recalca María Merello, coportavoz de EQUO Andalucía. EQUO va más allá del ambientalismo, “tiene que ver con la ecología política, con un modelo de desarrollo, con la equidad social y con el modelo de consumo”, dice Inés Sabanés coportavoz de EQUO Madrid.
El manifiesto que nos enamoró, habla del futuro incierto de la humanidad ante la crisis global económica, climática, energética, ambiental y política; y de las alternativas reales basadas en: la vida digna, garantizando las necesidades básicas; la democracia real, participativa, transparente y justa, guiado todo ello por el principio de sostenibilidad. Entendiendo sostenibilidad como el cuidado y respeto a todo lo que nos rodea y de lo que formamos parte interactuando continuamente. “Vamos a conciliar la mirada local y nacional con la global. Vivimos en un planeta finito y muy poblado, capaz de darnos recursos a todos si los gestionamos responsablemente, si los repartimos con equidad y respetando los ciclos naturales”, dice Esteban de Manuel, coportavoz de EQUO Andalucía. Son propuestas locales y globales, asumibles por todo el mundo. Propuestas éticas para que el futuro del planeta sea mejor y por tanto para los que habitan en él. Tendremos que reordenar las prioridades y los valores. “La ecología política es el arma más eficaz para luchar contra el poder establecido porque la gente es más soberana”, dice Reyes Montiel, coportavoz de EQUO federal.
Han sido dos años vertiginosos, en Andalucía además, con dos elecciones -general y autonómica- y dos congresos constituyentes, con todos los documentos y propuestas debatidas desde la base: de abajo a arriba. Como dice Juan López de Uralde, coportavoz de EQUO federal: “No somos un partido en busca de votantes sino personas construyendo una alternativa”. EQUO empieza a contabilizar votos en las encuestas, y desde que entramos en el Partido Verde Europeo no hemos parado de crecer en número de simpatizantes. Ramón Fernández Barba de EQUO Córdoba, dice: “No hemos venido a ganar elecciones: somos más ambiciosos. Hemos venido para quedarnos, a cambiar la sociedad, las personas, y su forma de pensar y actuar”, porque la crisis es también una crisis ética y de valores. Como dice una pintada en un muro callejero: “Lo difícil solo tarda un poco más”.

Comentarios cerrados.