Equo Verdes Almería: La reconstrucción pos-COVID del Gobierno andaluz repite el modelo fracasado de 38 años de desarrollismo

Detrás de las palabras del Presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, se repiten las mismas recetas fallidas de siempre”.

Hace dos meses, desde Equo Verdes Andalucía, de manera responsable y colaborativa, se envió “La Carta Verde” al Presidente de la Junta de Andalucía, Sr. Juan Manuel Moreno Bonilla, analizando la situación pos-COVID, y acompañándola con propuestas y medidas de cara a la reconstrucción. Pero el silencio ha sido la respuesta obtenida.

De hecho, el ejecutivo andaluz del PP y C’s, con el apoyo de la ultra derecha de VOX, aprovechó la pandemia para aprobar el Decreto Ley de Mejora y Simplificación de la Regulación para el Fomento de la Actividad Productiva en Andalucía. Dicho Decreto da barra libre a la explotación intensiva de los recursos y el patrimonio. Por ejemplo, el dictamen favorable para proyectos como el del hotel en la playa de los Genoveses, en pleno Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, justificado bajo el discurso del fomento del turismo verde y responsable.

En declaraciones del coportavoz almeriense, Manuel Pérez Sóla, “Ya vemos en qué queda la “Revolución Verde” del Gobierno andaluz. Con el discurso de sostenibilidad se vende humo, pura palabrería que no va a la raíz del problema: la deriva a la que nos lleva un agotado modelo de producción, transporte y consumo, y la necesidad de una Transición Ecológica cuyas prioridades sean la justicia social y los límites del planeta”.

Para los Verdes Europeos almerienses se está perdiendo una gran oportunidad de cambio de rumbo basado en la justicia social, económica y ecológica. Capaz de generar autosuficiencia de una manera eficaz en un horizonte de resiliencia que nos permita afrontar, de la mejor manera posible, los retos sociales y climáticos.

Pero esta puerta está siendo cerrada por los grupos económicos que ven publicados en el BOJA sus intereses gracias a la acción política de gobiernos afines (38 años de desarrollismo económico) que han llevado a Andalucía a los últimos puestos de España. Un gobierno andaluz que ve un terreno abonado para las políticas cortoplacistas, basadas en la extracción y explotación de sus recursos al por mayor, del que las élites obtienen altos beneficios.

En definitiva, con la vuelta a la normalidad han vuelto las viejas políticas que, lejos de entender que los cuidados de la vida y la salud de las personas va unida a la del Planeta, ponen en el centro de la reconstrucción social y económica pos-COVID el modelo agotado (altamente dependiente del petróleo y resto de combustibles fósiles, y basado en el monocultivo del turismo y ladrillo) generador de precariedad laboral, pobreza y desigualdad social y económica, y responsable de la quiebra ecológica.

De este modo, se merman las posibilidades de Andalucía y el porvenir de las generaciones futuras, condenándonos a la emergencia social y climática. Urgen un cambio de rumbo verde.

Comentarios cerrados.