Equo Verdes Almería apoya una ciudad amable para las personas y los animales.

Desde el partido verde lamentan el hecho que supone que la colonia felina del Club de Mar en Almería tenga los días contados ante el inminente vallado de la zona para iniciar la construcción de una pista de pádel.

Se trata de gatos en estado salvaje, vacunados, esterilizados, alimentados y que reciben cuidados veterinarios gracias a las personas voluntarias y a la protectora Salvando Vidas, que dentro de la degradación de la zona han mantenido durante años la dignidad de los animales, hasta el punto de convertirse en un atractivo, siendo una de las colonias más emblemáticas de la ciudad.

Pero la realidad es que son numerosos los casos de animales abandonados en nuestra ciudad, y que pasan a formar parte de la población flotante de nuestros barrios. Los gatos no caen del cielo, su proliferación responde, en buena medida, al abandono y a la falta de políticas del control de las colonias, tanto por el bien de las mismas como de la salud de las personas y la dignificación de los espacios.

Por tanto, hablamos de la falta de conciencia acerca de los seres sintientes (nuestras mascotas), que el mercado se ocupa muy bien de envolver y mostrarlos como objetos de deseo. Pero el sistema tiene sus herramientas para corregir sus efectos colaterales, como el Centro Zoosanitario Municipal, cuya dirección política no pasa de ser un servicio consistente en despejar las calles de animales abandonados para acabar, en definitiva, siendo sacrificados.

Desde el partido verde, se apoyan otras políticas para hacer de Almería una ciudad del siglo XXI, capaz de convivir de forma respetuosa y empática con los animales. Es necesario poner en marcha una ordenanza que regule el método CER (captura, esterilización y retorno) para el control de las colonias en los barrios, que destierre el sacrificio, cree conciencia social al respecto regulando contra de las exhibiciones de animales en eventos públicos (feria o cabalgata de reyes) e incida en el mercado prohibiendo la exhibición y venta de animales.

Para el coportavoz, Manolo Pérez Sola, el proyecto de un parque felino, que sirva de concienciación, disfrute de la ciudadanía y atractivo turístico, supone una oportunidad que va a depender de la sensibilidad necesaria por parte de la Autoridad Portuaria, el Club de Mar y Ayuntamiento.

 

 

 

Comentarios cerrados.