EQUO Almería se opone a la decisión de la Mancomunidad de Municipios del Levante

El pasado jueves, día 3 de mayo, los 14 ayuntamientos integrantes de la Mancomunidad de Municipios del Levante dieron su apoyo a la moción llevada a pleno por parte del Ayuntamiento de Carboneras consistente en seguir adelante con el proyecto del hotel ilegal de El Algarrobico. En el documento remitido por Salvador Hernández, Alcalde de Carboneras, a la Mancomunidad se defiende la “legalidad incuestionable” del hotel y solicita fórmulas para salvarlo. Por otro lado, se apela al sentir de los carboneros, que son los principales afectados por las importantes pérdidas económicas y de empleo que la no finalización de esta obra ocasionarían. Desde EQUO Almería no se comparte ninguno de los dos razonamientos esgrimidos.

EQUO Almería afirma que el hotel incumple la Ley de Costas apoyándose en lo establecido por el Tribunal Supremo. Hay que recordar que dicha ley fue aprobada el 1 de enero de 1988 y, por tanto, los proyectos anteriores a la entrada en vigor de esta ley que estuvieran sin desarrollar y que resultaran contrarios a lo previsto en ella debían ser revisados para adaptarlos a sus disposiciones. Por lo que el Plan Parcial debió ser modificado para adaptarlo a los 100 metros de servidumbre de protección.

En palabras de Mar Verdejo, “Todas las maniobras llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Carboneras en connivencia con la Junta de Andalucía para eludir la normativa vigente han sido descubiertas y denunciadas por las ONG’s ambientalistas y sancionadas por los tribunales. Sorprende que en este largo camino de ilegalidades no haya nadie imputado y condenado”.

EQUO Almería se opone rotundamente a la idea de que la apertura del hotel significaría una mejora de la economía y el empleo para el pueblo de Carboneras. Esta formación política afirma que el modelo turístico basado en macro-hoteles a pie de playa está agotado y no tiene cabida dentro de un parque natural, que hay exceso de plazas hoteleras en la zona litoral de nuestra provincia, que los hoteles no alcanzan la ocupación deseada ni en temporada alta y que el cierre estacional de hoteles va en aumento. Por tanto, concluyen que la supuesta apertura del hotel generaría empleo discontinuo y precario, se basaría en una economía no sostenible y dudan de la rentabilidad a medio plazo de este establecimiento hotelero remitiéndose a lo sucedido en El Toyo. En este sentido, Mar Verdejo apostilla: “El hotel en ese delicado enclave supondría concentración humana, aumento del tráfico rodado, generación de residuos y necesidad de suministro de agua, aspectos que son incompatibles con el Parque Natural y la escasez de agua del territorio”.

EQUO Almería propone un modelo turístico integrado y en armonía con el Parque, no masificado y distribuido. Ese modelo no es otro que el de las casas rurales y pequeños hoteles que aportan cercanía y conocimiento del entorno, que proporcionan opciones de ocio acordes con las características de cada rincón del Parque y que posibilitan su uso y disfrute a lo largo de todo el año. Un modelo turístico generador de pequeñas empresas con un fuerte arraigo en el Parque. Finalmente EQUO Almería expresa un profundo reconocimiento hacia la labor de otras organizaciones que defienden la integridad del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, como Amigos del Parque Natural, Ecologistas en Acción, GEM, Salvemos Mojácar, Greenpeace, etc.

Comentarios cerrados.