EQUO Almería exige a la Junta de Andalucía que actúe de una vez para detener el deterioro de La Alcazaba

La Alcazaba de Almería, nuestro monumento más señero y uno de los más antiguos de nuestro rico patrimonio provincial, se encuentra en un lamentable estado de abandono y dejadez por parte de la administración autonómica (la responsable de su mantenimiento y puesta en valor), desde hace muchísimo tiempo, sin que las llamadas de alerta de sus propios trabajadores y trabajadoras y las denuncias de colectivos de defensa del patrimonio, como la de los Amigos de la Alcazaba, hayan conseguido ningún tipo de respuesta favorable por parte de las autoridades responsables. Son muchos los males estructurales que aquejan a nuestro conjunto monumental, pero quizás el más grave es el paulatino proceso de descomposición que sufren las murallas de Jairán a la altura del cerro de San Cristobal y la muralla sur de la fortaleza, que ha protagonizado el último episodio de este deterioro con el desprendimiento de algunos de los bloques de su estructura en días pasados.

En opinión de EQUO Almería, el hecho de que se haya tenido que cerrar La Alcazaba por seguridad y que esté en entredicho la adecuada conservación de nuestro patrimonio, precisamente cuando acaba de celebrarse el Milenio del Reino de Almería e inaugurarse en el museo provincial una interesante exposición de materiales arqueológicos hallados en las sucesivas excavaciones realizadas en La Alcazaba y su entorno, no hace sino reforzar la exigencia para que de una vez por todas la Consejería de Cultura se implique totalmente en la puesta en marcha de un plan integral de intervención que detecte todas las anomalías que presenta la estructura de la fortaleza y las corrija. Además, según este partido político, se debería impulsar la creación del Patronato Monumental de la Alcazaba como organismo de representación de la Consejería, el Ayuntamiento, la Diputación, el Ministerio de Cultura, la Universidad y la sociedad civil. Y por último, EQUO aboga por que se elabore un Plan Director (como tienen la mayoría de los monumentos de estas características), para que sucesos tan lamentables como este desprendimiento no vuelvan a suceder.

Comentarios cerrados.