El sol se ha escondido y el viento ha dejado de soplar (por Antonio Ibáñez)

Antonio Ibáñez Licenciado en Ciencias Ambientales

Antonio Ibáñez
Licenciado en Ciencias Ambientales

Sigamos apostando por las renovables. Almería en septiembre de 2014 llegó a obtener el 39% de la energía de fuentes renovables. Su potencia se ha multiplicado desde 2007 por 23. Y tiene 4 centros de investigación dedicados a las renovables: el Instituto Andaluz de Energías Renovables, el Centro Tecnológico Avanzado de Energías Renovables en Andalucía (CTAER) y el Centro de Investigación de Energía solar (CIESOL), participado por la Plataforma Solar de Almería (PSA).

Sin embargo, a pesar de este panorama, la inversión en las renovables se ha visto frenada por culpa de la moratoria a las primas y la inseguridad jurídica provocada por el gobierno del PP con el ministro Soria a la cabeza.

Mientras en el resto del mundo la inversión sigue aumentando consiguiendo que 2014 fuera un año récord con 138.402 millones de euros.

En otros países como Costa Rica, consiguieron llegar a estar funcionando 75 días consecutivos con energías renovables. O Alemania que batió el récord consiguiendo atender el 50,6% de la demanda total con la generación solar de electricidad. Yo me pregunto si esto no podría ser posible en Almería. Llegar a tener un 50% de electricidad proveniente de la energía solar.

Siendo una de las ciudades europeas con más horas de sol al año, con una media de más de 3.000 horas. Almería, la ciudad donde el sol pasa el invierno”, como bien dijo Rodolfo Lussnigg. ¿Por qué no se apuesta por la energía solar? Mientras en países como Alemania se apuesta por ella con una radiación solar mucho menor.

Yo os lo digo, por las puertas giratorias, por los ministros de energía en consejos de administración de las principales compañías de energía. Se desincentiva el uso de esta energía cuando es la más versátil y una de las energías con más futuro.

Otra ventaja de la climatología almeriense es el número de días con el cielo despejado. Importante para aportar una energía constante. Por lo cual, uno de los objetivos de nuestra administración debería de ser, la promoción total de la industria almeriense solar y de ser 100% independientes energéticamente del resto de España. Dejemos de construir gaseoductos y centrémonos en hacernos 100% renovables, cuando seguramente nos salga más barato y podamos conseguirlo mucho más rápido que en otros lugares.

Hay que añadir, que Almería se encuentra en una de las zonas con más viento de la península, lo que la beneficia enormemente para la energía eólica. Gracias a ello, en septiembre de 2014, la potencia eólica de Almería llegó a 511,29 MW, lo que es un dato sumamente positivo para nuestra provincia y 84 MW de potencia fotovoltaica.

Aún con las infraestructuras que tenemos disponibles y el potencial dormido que tiene nuestra provincia. 24 empresas tuvieron que cancelar 33 proyectos con una inversión estimada de 100 millones de euros.

¿Cómo van a dejar progresar a nuestra provincia si se ponen trabas a uno de los mercados con más futuro y con más rentabilidad del momento? Una de las provincias con más paro de España y Europa, y se nos corta una fuente de inversión que daría cientos de puestos de trabajo y podría poner a Almería en el mapa. No solo por la agricultura puede vivir una provincia, es necesario diversificar y en materia de energías renovables, Almería podría ser líder.

Comentarios cerrados.