EL CABALLO DE TROYA DEL SIGLO XXI: TTIP (por Mar Verdejo Coto)

Equo-Almeria-ttipDecía mi profesor de plantas ornamentales Rafael Jiménez: “Tenéis derecho a no saber pero no tenéis derecho a no saber buscar información”. Cada día que pasa tengo más presente esta cita, porque no nos informan ni los medios ni nuestros los políticos, pero no nos podemos quedar de brazos cruzados: se están negociando las reglas del juego para los próximos 30 años y no estamos siendo informados.

Daré unas pequeñas pinceladas sobre que es el Tratado Transatlántico de Libre Comercio, que es más conocido por las siglas: TTIP. Las negociaciones entre USA y UE sobre este tratado comenzaron en el año 2013 como una estrategia ante la amenaza de los países emergentes de la BRICS (Brasil-Rusia-India-China-Sudáfrica) y se van a cerrar en el 2014. Estas negociaciones han sido secretas y sin participación de la ciudadanía, hasta que el Partido Verde Europeo filtró el documento y lo hizo público. Desde entonces la presión ciudadana ha puesto algo de luz en este “pacto de caballeros”, pero esta presión ciudadana no es suficiente para que se hable en los foros políticos del país: ¿ha hecho mención el presidente del gobierno o alguno de sus ministros?, ¿qué partidos políticos están informando?, y ¿qué medios? Este tratado nos atará a las grandes empresas durante los próximos 30 años, estando sus intereses por encima de la ciudadanía e, incluso, de los Estados: la Democracia está siendo secuestrada por las grandes multinacionales y el poder financiero. Los temas objeto de las negociaciones abarcan un amplio espectro, y han sido negociados con los grandes lobbies de las corporaciones transnacionales y son: los derechos laborales y política social (eliminar el derecho a la huelga); la protección medioambiental (el incremento de la producción lleva a un agotamiento de los recursos y aumento de la polución); la agricultura y el consumo (permitirá la entrada de alimentos modificados genéticamente, tratados con medicamentos nocivos para la salud humana que incluso son cancerígenos como es el clorhidrato de ractopamina); la sanidad y la salud (medicinas menos accesibles, utilización de productos químicos que ya circulan por USA y que están asociados con cáncer mamario, testicular, infertilidad masculina, diabetes y obesidad). Las negociaciones además evidencian que se va a permitir la contratación pública de servicios extranjeros a los servicios de salud pública; el sistema financiero (eliminará toda regulación lo que dejaría a la ciudadanía y a los estados sin protección frente a los rescates económicos); los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) -esto provocaría una restricción al acceso al conocimiento, debilitamiento de la innovación y mayor acceso de las corporaciones a la información ciudadana, con el consiguiente impacto sobre la libertad de expresión-; los Mecanismos de Resolución de Disputas entre Inversores y Estados (ISDS), mediante los cuales las multinacionales tendrán más derechos que las personas.

En resumen, perderemos la soberanía, la democracia, el medio ambiente, la seguridad alimentaria, el sistema financiero y el modelo social europeo. En cambio las élites políticas y de las multinacionales nos venden el TTIP como la panacea para mejorar en crecimiento económico, con un aumento de hasta un 1% del PIB y la creación de miles de puestos de trabajo. Tenemos derecho a saber y en estos momentos en los que la información está al alcance de un click: también tenemos el deber informarnos.

Comentarios cerrados.