El aumento de tasas judiciales frena la lucha contra la violencia de género.

EQUO Almería se une a las reivindicaciones que con motivo del “DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER” se celebran hoy en todo el mundo. Esta joven formación política denuncia la lacra que representa la violencia de género, un grave problema que afecta a las mujeres y repercute en toda la sociedad y que ha de combatirse desde diferentes frentes ya que son varias las formas en que esta violencia se materializa.
La más preocupante es la violencia física que produce cada día infinidad de violaciones, agresiones, asesinatos, coacciones, tanto en el ámbito doméstico cómo en el público. Según datos de la ONU mujeres, “La violencia contra las mujeres y las niñas es la violación más generalizada de los derechos humanos. Hasta siete de cada diez mujeres han sido víctimas de violencia en sus vidas.” Estas agresiones producen un daño físico, sexual o psicológico y son provocadas por el modelo del sistema patriarcal en el que prima la fuerza física y se perpetúa la discriminación.
Un segundo tipo de violencia es la institucional se produce a través de las medidas adoptadas, o no adoptadas, por los gobiernos. Cada lucha y cada logro no se consolidan y se ven atacados una y otra vez. En España el intento de revisión de leyes como la del aborto constituye un retroceso en materia de derechos para las mujeres. Los recortes en las políticas de igualdad y protección así como el aumento de las tasas judiciales frenan la lucha contra la violencia de género y perpetúan la exclusión.
En tercer lugar, se produce la violencia laboral y se refleja en diferentes aspectos tales como la brecha salarial entre hombres y mujeres que se sitúa en el 22%, la reforma laboral que afecta más a las mujeres, el menosprecio de un trabajo que podríamos llamar de “cuidados” que es realizado por mujeres en un 85% de los casos y que es imprescindible para el mantenimiento y la sostenibilidad de la vida, el acoso sexual, etc.
La violencia sexual, la violencia verbal, la violencia religiosa, la violencia estética… son otros tipos, a veces invisibles de violencia hacia la mujer.
Acabar con estas violencias y las mentalidades misóginas que las sustentan tiene que ser una prioridad para todas las administraciones, a nivel local, autonómico, estatal y mundial, para poder así garantizar los derechos humanos de la mitad de la población.
EQUO Almería apoya las medidas apuntadas por la ONU mujeres tales como adoptar o mejorar leyes; hacer campañas públicas de sensibilización; crear refugios seguros, servicios telefónicos de emergencia y ofrecer asistencia jurídica; apoyar programas educativos que se ocupen de los estereotipos de género y de la violencia; y aumentar la cantidad de mujeres en las fuerzas del orden público, de mantenimiento de la paz y de servicios de primera necesidad.
Las propuestas de EQUO van más allá y apuntan un cambio de paradigma en el que la integración de la mujer y de los valores femeninos en todos los ámbitos de la existencia y su reconocimiento por parte de todos, sean el motor del cambio global que impida la autodestrucción de la raza humana.
En palabras de su portavoz, Mar Verdejo: “No podemos dar ni un paso atrás en la defensa de los derechos y libertades de las mujeres. Se trata de una cuestión de justicia y democracia”.

Comentarios cerrados.