DONATO NDONGO-BIDYOGO (por Mar Verdejo Coto)

Mar Verdejo, coportavoz de Equo Almería

Mar Verdejo, coportavoz de Equo Almería

La vida es maravillosa. Sobre todo si te da a conocer personas excepcionales: una de ellas es Donato Ndongo. Nació en Guinea Ecuatorial, es escritor, periodista y político además de una de tantas voces africanas que debería de ser amplificada por los medios y gritada por la humanidad. Donato un día tuvo que abandonar su país huyendo con lo puesto.

En Guinea, como en el resto de países africanos, no hay libertad y tuvo que ser exiliado por su oposición al gobierno del dictador Teodoro Obiang, el cual según la revista Forges es una de las personas más ricas del mundo. Amnistía Internacional y otras asociaciones internacionales acusan a Obiang de tortura y constantes violaciones de los derechos humanos, es considerado por la serie de televisión African Dictatorships and Double Standards como “el gobernante más asesino y ladrón del mundo” y Reporteros sin fronteras lo sitúa entre los “depredadores” de libertad de prensa. Aún así, es y ha sido recibido y tratado como amigo por diferentes mandatarios como Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero, Juan Carlos I de España, Mariano Rajoy, Condoleezza Rice, Nicolás Sarkozy, Kofi Annan, etc. Guinea Ecuatorial fue colonia española y el 12 de Octubre de 1968 obtuvo su independencia. Es el único país africano cuyo idioma oficial es el español. Es uno de los países con más materia prima del mundo: es el tercer productor de petróleo y de gas de áfrica subsaharina, pero su población vive en desigualdad extrema. La corrupción es generalizada en el país y se produce un continuo blanqueo de dinero en Europa. Se sigue saqueando el país mientras su población vive en la pobreza y bajo la tiranía. Da igual el partido que gobierne en el Estado Español: PP y PSOE. Se le recibe de forma oficial, se le invita a cenas privadas en Zarzuela. Permitimos y damos el visto bueno a la tiranía en Guinea Ecuatorial y en el resto de los países africanos, alcanzando nuestro despotismo cotas más altas cuando elevamos las vallas cada vez más altas y más sangrientas. Sobre el gran éxodo africano a Europa dice Donato: “huimos porque no tenemos libertad, ni nos ha alcanzado el desarrollo”. Para él no existen las mordazas ni el miedo: lleva 35 años denunciando todas las tropelías que padece su país. Y ahora, ante la gran impotencia que siente porque no han servido de nada las miles de conferencias que ha dado denunciando esta situación, vuelve a su país. Se siente impotente porque no reciben ningún apoyo, ni tan siquiera moral. Todos tapan, ocultan y apoyan la tiranía que está implantada en un país generoso de recursos y de gente que, como Donato, luchan por las desigualdades del mundo.

Hoy estaremos con Donato, acompañándolo en la presentación de su novela “El Metro” y volveremos a emocionarnos cuando nos cuente su historia, la historia de África. “El Metro” me ha ayudado a entender la emigración de los africanos. Pasearé con Donato, bajo las incesantes luces de Navidad, intentando comprender cómo seguimos impasibles al dolor de la humanidad, como dice mi amiga y cantautora almeriense Sensi Falán: “somos indolentes ante tanta crueldad”. Seguimos conmovidos con la última desaparición de 23 náufragos africanos y de siete bebés en el Mar de Alborán. Nunca desaparecerá de mi memoria las caras de esas madres, en las que venía impreso el dolor profundo cuando bajaban, apenas en pie, del barco de Salvamento Marítimo que las rescató. Si todos hiciéramos una ínfima parte de lo que hace Donato viviríamos en un mundo más justo, solidario y lleno de esperanza.

Comentarios cerrados.