AMANECER EN LA ALCAZABA (por Mar Verdejo Coto)

Como cada año celebraremos el Amanecer en la Alcazaba. Este año dedicado a la celebración de la vida, porque ante tanto miedo y desasosiego, la creatividad y la alegría se verán recompensadas en el madrugar con la riqueza cultural almeriense, que actuará como expresión de rebeldía y resistencia creativa: es una actividad genuina y que sólo se hace en La Alcazaba, siempre atenta a lo que se genera en la ciudad. Se gestó en el barrio de La Chanca y se va extendiendo a toda la provincia e incluso más allá de nuestros mares. Es un bonito símil de cómo nació la ciudad y se fue extendiendo nuestra cultura en el espacio y en el tiempo.
Dice el poeta Juan José Ceba: “La cultura como acción es un organismo vivo, que tiene vida propia, respira y pide sueños que han de logarse. Esto sólo es posible con un equipo único que facilita todas las cosas”. Con danza, teatro, música, audioviusales, poesía y performance combatiremos a la tristeza, al miedo, a la ira y al asco. Buscaremos en la creatividad la libertad, la paz, la cooperación y la inspiración mutua. Como dice el actor Nono Cañizares: “Es difícil explicar cómo se cuece un Amanecer en La Alcazaba sino estás dentro”.En el lecho de muerte, Goethe, dijo: “¡Más luz!”, para salir de la oscuridad como metáfora para erradicar la oscuridad que nos acecha. Luz para la gente sin casa, sin trabajo. Luz para los miles de jóvenes preparados que hacen la maleta porque nuestro país no puede ofrecerles esperanza. Luz para erradicar la pobreza y el hambre que se está implantando en la ciudadanía, y que sin la solidaridad y el apoyo de los suyos y de las ONGS no podría sobrevivir. ¡Luz! Para la educación, la sanidad, y servicios sociales. Decía Nelson Mandela: “la educación es el arma más poderosa que puedes usar el mundo”, y el poder corrupto financiero y político lo sabe. Otros mundos son posibles donde la voluntad de libertad desde la dignidad humana dejan paso a: la solidaridad, al bien común, al tejido de redes, a la cooperación, a la responsabilidad ecológica y a la empatía. Estas son nuestras armas contra la oscuridad.
Tenemos que sentir que estamos vivos, animados, que sentimos el aire fresco, el día luminoso. Imaginemos que juntos podemos. Hagamos de los siguientes días una gran acción poética. Que signifique una acción constructiva: con equidad, solidaridad global, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática implicándonos en los procesos participativos. Los cambios están en nuestras manos: ¡que no nos borren la sonrisa!

Comentarios cerrados.