AHORA, A POR LA REVOLUCIÓN VERDE (por Mar Verdejo Coto)

Nos debería decir el Gobierno ya la verdad: “Que estamos intervenidos”, que no sigan manteniéndonos es este estado de angustia y mentira continua. Estamos en un momento muy crítico, en el que la democracia ha sido secuestrada y nuestro futuro y el de varias generaciones también. Este desprecio absoluto hacia los ciudadanos en el que no podemos tomar decisiones sobre el rescate, la subida de IVA, reducción de las prestaciones de desempleo, a que los funcionarios sean mileuristas o a que nuestra Educación o Sanidad estén en peligro, es un insulto a la ciudadanía. Cohn-Bendit, en calidad de copresidente del Grupo Verde en el Parlamento europeo, refiriéndose a Grecia, dijo: “No pueden reformar a un pueblo contra su voluntad y con humillación”. Nuestro pueblo no puede tolerar estos recortes insostenibles, hay que rechazar las medidas de austeridad que nos están imponiendo, las más graves y sangrantes de nuestra historia. Estas medidas afectan más a las personas que están en peor situación económica, y que por cierto: no han provocado la crisis. Ninguna de las medidas van enfocadas a buscar una salida a los más de 5 millones de parados. El dinero para el rescate tiene que ir para la sociedad y sus sociedades, y no para los bancos.

Europa, se está desmoronando. Hay que construir una verdadera Unión Económica, Política y Social Europea, la creación de una banca pública, transparente, social y ética, creada a partir de los bancos nacionalizados, la puesta en marcha de un Fondo de rescate europeo con aportaciones de los bancos para evitar que la ciudadanía pague la crisis, y la instauración de la Tasa de Transacciones Financieras o Tasa Tobin. Es apremiante reconvertir toda la economía, cambiar de modelo económico en España y en Europa, hay que apostar por una economía verde. No vamos a salir de esta crisis con recortes y más ladrillo. Debemos impulsar las energías renovables, la rehabilitación o la movilidad, y aumentar la dotación en I+D+i en sectores sostenibles. Hay que combatir el fraude fiscal, y no aprobar amnistías fiscales.

G.Lilja Gretarsdottir, Parlamentaria Verde de Islandia, comenzó con estas palabras las reflexiones RIO+20, en las jornadas de evaluación de la última conferencia de las Naciones Unidas: “Eres lo que haces, no lo que dices. Haz que tus acciones reflejen tus palabras”. Los políticos lo que tienen que hacer es cumplir las palabras en su vida política. La palabra es una de las grandezas del ser humano. Quizás, deberíamos de enviarlos a seminarios de poesía para que comprendan la importancia de la palabra en la vida política. No podemos subestimar una revolución en nuestro pensamiento, con la esperanza y el respeto: la revolución verde es posible.

Ha llegado el momento, los mineros con sus linternas nos han iluminado el camino. No hay que olvidar que la fraternidad, mueve el mundo y es un importante elemento de transformación. Es cierto, no será fácil alcanzar una transformación social, ecológica y democrática de la sociedad, pero es urgente: garantizar nuestra supervivencia civilizada y pacífica. “El bien y el mal no pueden estar gobernando juntos. El mal ha estado mucho tiempo, ya es hora de que esté el bien”, Miguel de Cervantes.

2 comentarios

  1. Miguel Angel Braza Polanco

    Todo esto es verdad, creo yo también. Tenemos que ajustarnos deacuerdo, pero a nuestra manera con las medidas que nosotros creamos no con las que nos imponen que ya está probado que nó valen. Subir el IVA no recauda más y sí crea más desempleo, bajemoslo que entre dinero del exterior, fomentemos el gasto, que se mueva el dinero y por ley facturas para todo, denistas abogados médicos, en fin adelante, elecciones anticipadas yá.

  2. David Palomino

    Totalmente de acuerdo contigo, Mar. Lo que más duele de todas estas medidas es que se toman para que la Comisión Europea suelte el dinero que necesitan los bancos, no los ciudadanos, para sanearse. Estos paquetes de recortes están diseñados para que “las clases pudientes”, que ven amenazados sus privilegios ante los derechos sociales que propugnamos nosotros, perpetúen dichos privilegios durante muchos años. Todo forma parte de una estrategia perfectamente estudiada que hace saltar todo por los aires cada vez que se ven amenazados. Por eso hay que cambiar el sistema para quitar de su posición a estas personas que negocian con la salud y el bienestar de otros. Me gusta la frase de G.Lilja Gretarsdottir, pero me gusta más la que dice: “vive como piensas o acabarás pensando como vives”
    Un abrazo
    David Palomino

No se admiten más comentarios